Google

Google: ¿Está empeorando?

En los últimos 25 años, el nombre “Google” se ha convertido en sinónimo de la idea de buscar cualquier cosa en línea. De la misma manera que “to Hoover” significa utilizar una aspiradora, los diccionarios han reconocido que “to Google” significa realizar una búsqueda en línea utilizando cualquier servicio disponible.

Antiguos competidores como AltaVista y AskJeeves hace tiempo que murieron, y las alternativas existentes, como Bing y DuckDuckGo, no suponen una amenaza para el dominio de Google. Pero trasladar nuestros hábitos de búsqueda en la web a un único proveedor tiene riesgos importantes.

Google también domina el mercado de los navegadores web (casi dos tercios de los navegadores son Chrome) y la publicidad web (se estima que Google Ads tiene una cuota del 29% de toda la publicidad digital en 2021). Esta combinación de navegador, búsqueda y publicidad ha suscitado un considerable interés por parte de los reguladores de la competencia y antimonopolio de todo el mundo.

Dejando a un lado los intereses comerciales, ¿realmente cumple Google cuando buscamos? ¿Los resultados de las búsquedas (que influyen claramente en el contenido que consumimos) nos dan las respuestas que queremos?

 

El gigante de la publicidad

Más del 80% de los ingresos de Alphabet proceden de la publicidad de Google. Al mismo tiempo, alrededor del 85% de la actividad mundial de los motores de búsqueda pasa por Google.

Está claro que hay una ventaja comercial importante en la venta de publicidad y, al mismo tiempo, en el control de los resultados de la mayoría de las búsquedas web realizadas en todo el mundo.

Esto puede verse claramente en los resultados de las búsquedas. Los estudios han demostrado que los usuarios de Internet están cada vez menos dispuestos a desplazarse hacia abajo en la página o a pasar menos tiempo en el contenido por debajo del “pliegue” (el límite del contenido en su pantalla). Esto hace que el espacio en la parte superior de los resultados de búsqueda sea cada vez más valioso.

 

Molestia

 

La influencia de Google se extiende más allá de los resultados de búsqueda en la web. Más de 2.000 millones de personas utilizan YouTube, propiedad de Google, cada mes (sólo contando los usuarios conectados), y a menudo se considera la plataforma número uno para la publicidad en línea.

Aunque YouTube es tan omnipresente para el intercambio de vídeos como Google para las búsquedas, los usuarios de YouTube tienen una opción para evitar los anuncios: pagar una suscripción premium. Sin embargo, sólo una minúscula parte de los usuarios se acoge a la opción de pago.

¿Por qué hay tantos anuncios en YouTube últimamente?

 

¿Estamos ahora encerrados en Google?

Dada la cuota de mercado y la influencia que tiene Google en nuestra vida cotidiana, podría parecer imposible pensar en alternativas. Sin embargo, Google no es el único espectáculo en la ciudad. El motor de búsqueda Bing de Microsoft tiene un modesto nivel de popularidad en Estados Unidos, aunque le costará escapar de la marca Microsoft.

Otra opción que afirma estar libre de anuncios y garantizar la privacidad del usuario, DuckDuckGo, ha visto un nivel de interés creciente, quizás ayudado por la asociación con el proyecto de navegador TOR.

Aunque Google domine con su servicio de motor de búsqueda, también abarca la inteligencia artificial, la asistencia sanitaria, los vehículos autónomos, los servicios de computación en la nube, los dispositivos informáticos y una plétora de dispositivos de automatización del hogar. Incluso si podemos alejarnos del dominio de Google en nuestras actividades de navegación por la web, hay toda una nueva gama de retos futuros para los consumidores en el horizonte.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

English
Linkingpress